PANO_20170813_072734

Jaca es la capital de la comarca de La Jacetanía y dista 72 km de Huesca, la capital provincial, y 143 km de Zaragoza. Está situada al norte de la provincia, en el valle del Aragón, único gran valle paralelo al eje de la cadena pirenaica. La prolongación de este eje, desde la Cuenca de Pamplona, al oeste, hasta la Cuenca de Tremp, al este, facilita las comunicaciones entre Navarra y Cataluña a través del norte de Aragón.

Por su parte, Badaguás es una localidad oscense que pertenece al municipio de Jaca, a los pies del Pirineo Aragonés. Su situación a 1.041 metros de altitud le concede unas hermosas vistas de su entorno natural, donde destacan Val Ancha, el Campo de Jaca y la Peña Oroel.

El pueblo conserva grandes muestras de la arquitectura popular tradicional. Destacan la iglesia parroquial barroca de San Bartolomé (siglos XVII y XVIII) y la ermita de la Purísima Concepción, un edificio gótico del siglo XV que se sitúa entre las antiguas viviendas de Badaguás.

En la actualidad la zona ha sido revitalizada con la construcción de un campo de golf en la urbanización de las Lomas de Badaguás.

La ciudad de Jaca está emplazada en la depresión de la Canal de Berdún, a 818 msnm, sobre una terraza fluvioglaciar en la margen izquierda del río Aragón a la salida del valle de Canfranc, precisamente en el exterior del codo que forma el río al cambiar la dirección norte-sur por la este-oeste que lleva sobre la Canal de Berdún.

Primera capital del Reino de Aragón, primera que aclamó a Ramiro II «el monje», primera que se sublevó a favor de la república, cuando se hizo famosa su Calle Mayor, la misma ruta que cantó Miguel Fleta en ritmo de jota. Grandes personajes y escritores hablaron de Jaca; en el siglo XIII, Alfonso X el Sabio, hablaba de la jacetana fiesta de la victoria; en el Renacimiento, Nebrija, explicaba sus orígenes legendarios; Cervantes la cita en El Quijote hablando de sus grandes montañas; Unamuno alaba la Peña de Oroel; y Ramon y Cajal describe su largo periodo de vida en la ciudad.

  • Algunas visitas:

Catedral de San Pedro de Jaca

 

La Catedral de Jaca es uno de los templos más importantes del primer románico español, construida a partir de 1077 por orden del rey Sancho Ramírez; actualmente está considerada como la primera Catedral románica de España, y es considerada como un gran símbolo del patrimonio arquitectónico español. Conserva su estructura básica y configuración románica, con una planta basilical de tres naves de cinco tramos con sus correspondientes ábsides alineados, dos puertas de acceso y una esbelta cúpula. A los pies del templo se sitúa un pórtico, de aire primitivo y abovedado en cañón, en el que se abre la portada principal, de elegante estructura, y con un tímpano que encierra un crismón.

La catedral alberga en su interior el Museo Diocesano de Arte Románico, inaugurado en 1970. En él se expone un gran fresco, calificado a veces como «la Capilla Sixtina del Románico», que resume el catecismo en imágenes, desde la creación de Adán hasta la Ascensión de Cristo. Por su belleza y expresividad, ha sido considerado uno de los mayores conjuntos de pintura románica que se han conservado.

Otros edificios religiosos

Iglesia del Carmen (siglo XVI).

Entre las iglesias de Jaca, destaca la Iglesia del Carmen. Es la única construcción que queda del antiguo convento de Nuestra Señora del Carmen que los Carmelitas Descalzos fundaron en la ciudad. Edificada en la primera mitad del siglo XVII, posee planta de cruz latina con capillas a los costados del altar y dos a cada lado de la nave.

Otro templo notable es el de Santiago, conocido también como Iglesia de Santo Domingo ya que, entre 1614 y 1835, funcionó como la iglesia del convento que construyeron los dominicos.

El Real Monasterio de las Benedictinas —conocido popularmente como «Las Benitas»—, fue fundado en 1555. El edificio monacal sigue un sobrio estilo renacentista. La pieza más valiosa del monasterio es el sarcófago de la Infanta Doña Sancha, hija de Ramiro I y hermana de Sancho Ramírez, ambos reyes de Aragón.

Entre las ermitas jacetanas, la Ermita de la Victoria, situada a las afueras de la ciudad, está íntimamente unida a la legendaria victoria sobre los musulmanes, triunfo conmemorado en la fiesta del Primer Viernes de Mayo. La Ermita de San Cristóbal, emplazada a la entrada de Jaca, es una sencilla construcción de una sola nave y su interior alberga un retablo presidido por el titular, San Cristóbal; fundada por Francisco Villanúa en 1776, sustituyó a otra anterior —conocida como San Cristóbal el Viejo— situada en la orilla opuesta del río.​ Otra ermita, la de Sarsa, es una obra del románico rural, trasladada a Jaca desde su primitivo emplazamiento en las faldas del Monte Oroel.

Patrimonio civil

Ciudadela de Jaca

La Ciudadela de Jaca fue declarada monumento artístico el 28 de junio de 1951 y se encuentra restaurada desde 1968.

Uno de los cuarteles de la Ciudadela acoge el Museo de Miniaturas Militares. Sus salas alojan una colección de más de 35 000 figuras de plomo que se exhiben en 23 escenarios temáticos que recrean batallas singulares en la historia de la humanidad.

Torre del Reloj

La Torre del Reloj, también conocida popularmente como Torre de la Cárcel, es una interesante edificación civil gótica construida en 1445. Recibió ambos usos desde que el Concejo de Jaca la compró en 1599 para colocar el reloj-campanario que marcaría la vida urbana y la convirtió, en 1602, en cárcel de la ciudad. Es una torre de planta rectangular, construida con piedras irregulares y gran esbeltez. La puerta de ingreso se sitúa en la cara norte y consiste en un arco de medio punto.

Otras obras civiles

Puente medieval de San Miguel, sobre el río Aragón.
 

La Casa Consistorial comenzó a construirse en 1486, finalizando la obra en 1544. En sus dependencias se encuentra el «Libro de la Cadena», del siglo XIII.

Otro edificio notable es el Palacio Episcopal, armonioso edificio de renacentista realizado por Tomás Obón Almudébar, cuya construcción comenzó en 1606. Posee una fachada en dos alturas, en cuyo piso superior se abre una galería de balcones y en el inferior una serie de ventanas adinteladas que enmarcan al acceso principal.

El Puente de San Miguel, sobre el río Aragón, es uno de los escasos puentes medievales que se conservan en el Pirineo Aragonés. Su monumentalidad y buen estado de conservación hacen de él una de las obras hidráulicas más significativas del Alto Aragón. Se desconoce la fecha exacta de su construcción, pero por su aspecto y estructura se piensa que fue construido en época bajo medieval (siglo XV). Fue declarado monumento histórico-artístico en 1943 y actualmente es Bien de Interés Cultural.

En las afueras de Jaca, el Fuerte de Rapitán se alza a 1 142 msnm sobre una colina en la vertiente norte de la ciudad. Edificado en el siglo XIX, es un fuerte fusilero artillado concebido como parte de la red defensiva que se pretendía construir de forma paralela a la línea internacional del ferrocarril a Canfranc. De gran superficie, es una obra de sillería, estando la mayor parte de la construcción soterrada para evitar la acción de la artillería enemiga.

Patrimonio cultural

El Libro de la Cadena, el más interesante y conocido manuscrito del Archivo Municipal de Jaca, contiene los privilegios, estatutos y documentos más importantes otorgados a la ciudad. Incluye, entre otros, el Fuero de Jaca, en copia del siglo XIII, y los Establimentz y Ordenanzas municipales. Abarca el periodo comprendido entre 931 y 1324, con un total de 101 hojas de pergamino con la guarda final, en folio mayor.

Patrimonio fuera del casco urbano

Monasterio de San Juan de la Peña

El Monasterio de San Juan de la Peña «viejo» es un extraordinario edificio románico que fusiona naturaleza y arte. Ubicado bajo una gran peña, de donde toma su nombre, aglutina diversos estilos artísticos con varias estancias superpuestas construidas en diferentes épocas, destacando la iglesia mozárabe o iglesia baja, la iglesia alta con su claustro románico, el panteón real y varias capillas barrocas. En el panteón están enterrados varios reyes de Aragón.​ Más arriba del monasterio viejo, se alza el monasterio nuevo de San Juan de la Peña o simplemente el «nuevo», finalizado en 1714; sigue las pautas arquitectónicas del estilo barroco, y posee diversas dependencias dispuestas en torno a una gran plaza y dos claustros.

Los anteriores edificios están situados en el paisaje protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel, uno de los ecosistemas de media montaña más importantes de todo el Pirineo aragonés. Sus elementos más representativos son los densos bosques y los escarpes de conglomerados, en los que habitan importantes poblaciones de rapaces.

Iglesias románicas

Otro conjunto de interés lo constituyen las iglesias románicas de las pedanías dependientes de Jaca, así como las iglesias de Santa María en Santa Cruz de la Serós, de Santa María de Iguácel en Larrosa y de San Adrián de Sásave en Borau.

 

Actividades deportivas y tiempo libre

Palacio de Hielo de Jaca.

En los alrededores de Jaca se pueden practicar diversas actividades al aire libre, tales como el senderismo. Una de las rutas más atractivas es la ascensión al Monte Oroel, símbolo de la Ciudad de Jaca, enclavado en un espacio natural protegido. También se pueden realizar actividades de escalada o montañismo, al estar situada en pleno Pirineo. Por otra parte, Jaca es una de las ciudades por las que transcurre el Camino de Santiago.

Jaca es muy visitada para la práctica de deportes de invierno, puesto que apenas a 31 km de distancia existe la posibilidad de esquiar en las estaciones de Astún, perteneciente al municipio de Jaca, y Candanchú. Para patinaje sobre hielo la ciudad cuenta con tres pistas de hielo, dos de ellas de dimensiones olímpicas y la otra de uso exclusivo para los patinadores del Club Hielo Jaca.

Fiestas

  • Semana Santa. Fiesta de Interés Turístico Regional, en Aragón.
  • Primer Viernes de Mayo. Conmemora la legendaria batalla de los Llanos de la Victoria (que la tradición sitúa c. 760 en las afueras de Jaca), en la que presuntamente el Conde Aznar repelió el ataque de un ejército musulmán que pretendía reconquistar la ciudad; el carácter legendario de la misma se pone de manifiesto porque el conde Aznar I Galíndez vivió en el siglo IX mientras que la tradición sitúa la batalla a mediados del siglo VIII. En cuanto a la fiesta, ésta comienza con un almuerzo en el Llano de la Victoria —donde según la leyenda tuvo lugar la batalla— y, a partir del mediodía, se organiza un desfile con cortejo histórico.
  • Fiestas patronales en honor a Santa Orosia. Empiezan la noche de San Juan y finalizan la noche de San Pedro. Desde hace siglos, el 25 de junio se celebra la procesión en honor de la Santa, que reúne a todos los pueblos del Campo de Jaca con sus respectivas cruces parroquiales.
  • Festival Folclórico de los Pirineos. El Festival Folclórico de los Pirineos fue nombrada fiesta de interés turístico nacional. Se celebra los años impares, y hasta no hace mucho alternaba su organización con el municipio francés de Oloron-Sainte-Marie. La cita reúne a grupos folclóricos de cerca de veinte países de los cinco continentes. La música y las danzas de la calle se combinan con espectáculos en escenarios, exposiciones y muestras de gastronomía.
  • Festival Internacional en el Camino de Santiago. Certamen de música antigua, desde la Edad Media al Barroco, que llena las iglesias del Camino gracias a la presencia de virtuosos llegados de toda Europa.
  • Este finde tapas. Concurso de tapas y cazoletas del Pirineo aragonés. Un gran número de establecimientos ofrecen sus tapas en una cita que tiene lugar en la segunda quincena de octubre.

Deportes

La pista de hielo de Jaca, una de las más antiguas de España, ha sido escenario de múltiples eventos deportivos, tanto a nivel nacional como internacional. La ciudad ha sido sede en varias ocasiones de la celebración de Campeonatos del Mundo de patinaje artístico, así como de la Universiada en 1995 o el Festival Olímpico de la Juventud. Asimismo, ha presentado la candidatura para los Juegos Olímpicos de invierno en cuatro ocasiones: 1998, 2002, 2010 y 2014.

El Club Hielo Jaca es el equipo de hockey sobre hielo de la ciudad. Fundado en 1972, actualmente participa en la Liga Nacional de Hockey Hielo, máxima categoría de este deporte. Es el equipo que cuenta con más Copas del Rey.

El C.F. Jacetano, el equipo de fútbol de Jaca, juega sus partidos en el Oroel. Viste camiseta verde y pantalón rojo, y su mejor resultado es un sexto puesto en la Tercera División.

El Estanco Martín-Peña Charumba es el equipo de fútbol sala de la ciudad. La indumentaria es azul. Sus logros más destacados son el Ascenso a liga autonómica (1992), Ascenso a 1.ª nacional B (1994) y (1999), ascenso a 1.ª nacional (2000) y varios campeonatos y subcampeonatos de Aragón en categorías Base.

El Club Pirineista Mayencos, creado en 1956 (cumple 60 años en 2016), es uno de los clubes de referencia a nivel nacional en lo que se refiere a la práctica de los deportes de montaña, como el esquí alpino, el esquí de fondo, el senderismo y el montañismo. También, organiza triatlones y biatlones en Jaca y otras poblaciones cercanas, como Ansó.

Gastronomía

La gastronomía jacetana está influenciada por la cultura pastoril y ganadera, base sobre la que se sostiene la economía de la ciudad, así como por un clima de duros y muy largos inviernos que propicia platos de conserva y de gran contenido calórico. Las recetas más destacables son el «filete de güey a l’Alforcha», el jabalí estofado con salsa de nueces, los espárragos rellenos de setas y husones, la ensalada de verduras y hortalizas asadas, el cordero asado con patatas a lo pobre y el bacalao ajoarriero.

La carne de cordero es una seña de la identidad de la gastronomía de la región, destacando la producción del ternasco de Aragón, reconocido internacionalmente. Las tripas del cordero sirven para la elaboración de las «chiretas», muy populares en toda la montaña aragonesa. También el producto de corral o de caza menor goza de un lugar destacado dentro de la cocina montañesa: los guisos de gallina o de liebre han llegado a tener denominación de origen.